lunes, 3 de noviembre de 2008

Mad Men, Aquellos no tan maravillosos años.



Esta nueva época dorada de las teleseries me ha regalado buenos momentos de entretenimiento. Hasta ahora he disfrutado con Roma, La habitación perdida y Abducidos. Como podéis observar no son teleseries que se alarguen en el tiempo con una temporada tras otra, muchas ocasiones estirando el argumento y perdiendo el sentido y la gracia original. No suelo tener tanta paciencia ni tiempo para seguir este tipo de series.

Pero hace poco escuche en la radio un comentario sobre una nueva serie, una serie que el locutor definía como diferente, Mad Men. Solo lleva una temporada estrenada en España. Así que me decidi a probar. Me descargue los primeros episodios y comprobé que el locutor tenia razón Mad Men no es una serie mas.

Mad Men recrea la vida en los EEUU durante los años sesenta a través de los empleados de una agencia publicitaria de Nueva York. Mi primera impresión fue la de estar viendo una serie de ciencia ficción, la historia y los personajes parecían extraterrestres venidos de otro planeta. La forma de tratar a las mujeres de una manera degradante, como ellas lo aceptan y repudian a quien no acepta las normas establecidas (desaprovechado el personaje de la divorciada), como beben, fuman y son infieles en el centro de trabajo sin miramientos y como se toma con toda naturalidad la segregación racial. Después de salir de mi asombro y razonar:-Claro era otra época y las cosas no han sido siempre como ahora. Descubro que estoy enganchado a la serie, muy bien ambientada, pausada, que se puede saborear como un buen vino, sin sobresaltos ni vueltas de tuerca a cada vuelta de la esquina, donde te sientes como un voyeur que observa una parte de la historia de ese país y de sus personajes compartiendo sus aspiraciones, temores y secretos.

La serie te transmite la sensación de estar observando un anuncio de la época con sus tonos pastel y su gente feliz con una gran sonrisa donde no hay cabida a la tristeza, pero que en cuanto se rasca un poco enseguida se descubren las miserias de los protagonistas.

La trama se centra en el personaje de Don Draper, director creativo de la agencia publicitaria Sterlin &Cooper, interpretado por Jonh Hamm, un hombre hecho así mismo respetado en su trabajo y felizmente casado y padre de dos hijos, la vida perfecta. Pero que tras esa fachada se esconde un hombre con pies de barro con un pasado oscuro que insatisfecho con su vida se reparte entre los brazos de varias mujeres. Aunque esta es la trama principal Mad Men se puede considerar una serie coral, las historias del resto de personajes se entrecruzan y son tan atractivas como la principal.

Me siento sobre todo atraído por el personaje de Peggy Olsen, la nueva secretaria de Don Drapper, interpretada por una genial Elisabeth Moss, una chica un poco perdida y desorientada en la gran ciudad, pero que poco a poco tras un rostro angelical se ira abriendo paso en un mundo machista, descubriendo una mujer con carácter.

Yo ya me he enganchado a la serie, y espero con impaciencia la segunda temporada.


8 comentarios:

AMAR El ARTE dijo...

Hola Rafa;

Estoy deacuerdo contigo con eso de las interminables series, que parece que nunca van a llegar a su fin. Yo he de reconocer que hace tiempo que no me engancho a ninguna serie por eso mismo, por que quiero ver un final que nunca llega. Por lo que has comentado de la serie, me gusta parece atrayente, trata una temática que creo que puede enganchar. Ya te diré mi opinión cuando vea el primer capítulo.

Un abrazo

angela dijo...

intererante blog

mariia* dijo...

ola ¿que tal?
¡me a gustado tu blog!
adios

amelia dijo...

me gusta mucho tu bloc

Lara dijo...

Hola ¿que tal?
me a gustado mucho tu blog !!
1 beseteehh :D

angelita dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo con las famosas series de televisión, nos engañan como a niños pues cada vez las alargan más, porque no saben que hacer.

Un saludo
3 de noviembre de 2008

Beatriz dijo...

Yo no he visto todavía Mad Men, pero no hago más que oir lo estupenda que es. Lo malo es que ya tengo demasiadas series estupendas "en cola" para ver, como Los Soprano, In Treatment, Six Feet Under, Curb your enthusiasm y un largo etc, así que no sé cuándo le tocará el turno a esta. De todas formas habrá que buscarle un hueco, supongo. Por si te interesa, hablan bastante de ella en este (interesantísimo) artículo de El País (cortesía de Dani): http://www.elpais.com/articulo/portada/caja/tonta/lista/elpepusoceps/20081005elpepspor_7/Tes#despiece1

Respecto a la "longitud" de las series, pues depende. Es verdad que la mayoría tienden a decaer, pero está en tu mano dejar de verlas. No hay más que ver series que tenemos ahora mismo en la parrilla televisiva, como Anotomía de Grey, cuya primera temporada estuvo bien pero que hace ya tiempo que se convirtió en un culebrón absurdo. Por el contrario hay otras (sobretodo las que vienen de la televisión por cable americana como la HBO) cuya calidad no decae con el paso de las temporadas, más que nada porque si esto ocurre, los subscriptores se borran, y o mantienen el nivel o las quitan. Este parece ser el caso de Los Soprano (que no he visto) pero que parece que tenía a toda América enganchada en su último capítulo.

Tiquismiquis dijo...

Buenas,

Yo vi el primer capitulo de la serie. Reconozco que esta increiblemente bien ambientada y que se hace muy raro ver a la gente fumar y beber constantemente en todos lados (incluida la oficina), pero no llego a engancharme y deje el segundo capitulo pendiente.

Le dare una segunda oportunidad despues de ver tu comentario.

Aprovecho para recomendarte un foro muy interesante:
http://server3.foros.net/Zaragotham.htm

Un saludo