sábado, 16 de mayo de 2009

La Chica…Mujer Invisible

Solo hay un comic que me haya acompañado durante toda la vida, y que salvo un breve espacio de tiempo siempre he coleccionado. Son Los Cuatro Fantásticos, serie creada por Stan Lee y Jack Kirby en 1961. Los Cuatro Fantásticos inauguraban la editorial Marvel Comics marcando una nueva época en las historietas de superhéroes. Siempre se señala como características de estos nuevos personajes su humanidad, madurez,situándose mas cercanos a la realidad y a los problemas cotidianos mientras a la vez vivían aventuras dinámicas y trepidantes mezcla del genero de terror y ciencia ficción.

Cuando comencé a coleccionar Los Cuatro Fantásticos mi personaje favorito era la Antorcha Humana, el mas joven y despreocupado del cuarteto. Su arrogancia y descaro unido a sus espectaculares poderes atraían toda la atención de un tierno infante. Ahora pasado el tiempo no me decanto por ninguno, mi cariño se reparte por igual entre los personajes protagonistas que tantos años llevan a mi lado convirtiendo sus historias en algo mas importante que las andanzas de unos meros personajes de ficción. Muchos de sus capítulos por una razón o por otra tienen un especial significado para mí. Pero en este post os quiero hablar de uno de mis episodios favoritos y de su protagonista. La Mujer Invisible.

Susan Richards único personaje femenino del cuarteto ha sido durante casi cincuenta años de su historia hija de su tiempo y de los autores que han pasado por sus manos, casi todo hombres. Sufriendo una evolución tan natural como obligada. A pesar de esto Susan se ha caracterizado siempre por ser una mujer femenina, responsable que aporta sensatez y serenidad entre sus compañeros de equipo que son su familia y a los cuales defiende como una leona de sus cachorros si estos se ven amenazados. Ha sabido siempre vivir a la sombra de la mente más prodigiosa del planeta. Mr. Fantástico y educar a su hijo Franklin un mutante de poder incalculable, mientras debía salvar el planeta de una invasión alienígena o verse obligada a dejar inconsciente a Hulk.

Pero como he dicho anteriormente, durante todos estos años, Susan Storm ha pesar de haber pasado por diferentes épocas y autores no ha variado su idiosincracia. Asi en el numero 79 de 1968 con guión de Stan Lee y dibujo de Jack Kirby nos ofrecen una pagina antológica mas cercana a la historieta romántica o rosa donde Reed y Susan Richards se juran amor eterno y donde una abnegada esposa convierte a su marido en un príncipe azul al lado del cual nada malo puede suceder. El reflejo de una mujer tradicional la cual ve condicionada su felicidad a estar al lado de su marido. Esta escena ocurrió un poco antes de que el resto del grupo fuera en busca de un remedio para el complicado embarazo de Susan a la zona negativa.

Sin embargo unos años mas tarde, comienza la década de los setenta y quizás debido a la liberación femenina que se produjo durante esos años en la sociedad, podemos encontrar una mujer que toma decisiones por su cuenta aunque estas supongan separarse de su marido y del resto del grupo. Como en el numero 130 de 1973 guionizado por Roy Thomas y dibujado por John Buscema donde Susan toma la decisión de abandonar el grupo tras ser relegada en una batalla por Mr. Fantastico contra los Cuatro Terribles por ser su mujer y madre de su hijo. Susan volvería a tomar esta dolorosa medida en el número 141 guionizado por Gerry Conway y de nuevo dibujado por John Buscema, al presenciar como su marido es capaz de dejar en estado catatónico a su hijo para controlar sus poderes. El mismo personaje, si, pero con una actitud muy distinta.

Así llegamos al capitulo que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de mis favoritos el numero 245 y pertenece a la época en la que John Byrne se hizo cargo de la colección, su estancia durante varios años otorgo una nueva etapa dorada al cuarteto. Basándose en todo lo anterior creado por Stan y Jack, Byrne trajo un soplo de aire fresco pero sin olvidar la esencia de los personajes. En dicho número nos encontramos una Susan con un nuevo look, entrevistada en un estudio de televisión por una hiriente y morbosa presentadora. Nuestra protagonista no se acobarda ante las maliciosas preguntas de la periodista y en una pequeña declaración de intenciones se confiesa enamorada de su marido y orgullosa de llevar su apellido, pero aclarando que esta condición no significa una perdida de identidad sino que al contrario se siente una mujer privilegiada al obtener unos poderes sobrehumanos que debe compaginar con su rol de esposa y madre. Cuatro paginas magistrales que están en la memoria de cualquier aficionado al cuarteto. El capitulo continua con Susan llegando al Edificio Baxter donde encuentra al resto del grupo abatido por un extraño con grandes superpoderes. Debe enfrentarse en solitario al misterioso atacante, haciendo un alarde completo de sus poderes. El final del capitulo nos tiene reservado un sorprendente final.

John Byrne continuaría desarrollando el personaje de Susan en capítulos posteriores pero no seria hasta el número 284 donde en busca de venganza tras ser manipulada por Psicoman cambia su nombre de Chica Invisible por el de Mujer Invisible. Aunque para mí esta mujer de seda tallada en hierro ya se había ganado el apelativo de mujer mucho antes. Un saludo.

1 comentario:

Jackeline dijo...

Hola
Estuve visitando tu Blog y está excelente, super te felicito.
Me encantaría colaborar contigo, añadiendo tu blog a mi directorio.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiesilvajauregui@hotmail.com
Te deso mucho éxito con tu blog.
Un beso
Jackie