sábado, 11 de octubre de 2008

Prince, My name is...



En 1993, en lo que concierne a música, para mi, solo existía un artista y nunca mejor dicho. No podía dejar de escuchar las canciones de Prince.

Siempre había sentido curiosidad por el, pero no empece a escuchar sus discos hasta 1991, gracias a Juliàn Ruiz y su programa Plasticos y Decibelios que por esos años se emitía todas las noches de 12 a 1 en la emisora los 40 Principales. Ese año Prince estrenaba su álbum Diamonds and Pearls y Julián no dejaba de pinchar Gett off un funk corrosivo, que impacto en mis jóvenes oídos.
Impacto de tal manera que en los años siguientes me hice con toda su discografia y su musica monopolizaba mi mundo musical.

La música de Prince se me asemeja a un circulo cromático. Una gama completa de colores con todo tipo de tonos y matices. Siempre hay una canción de Prince para cada momento y todas tienen algo especial.

Y así llego 1993 y para mi sorpresa, Prince llegaba a España con su gira Act II. Recuerdo que la gira estaba patrocinada por Coca Cola o por Pepsi, una de las dos bebidas. Yo acababa de cumplir 18 años y sabia que por nada del mundo me lo iba a perder. El concierto era en agosto y en Zaragoza la tienda Discos Linacero que por esa época tenia el monopolio de la venta de discos en la ciudad (todos sufrimos sus precios desorbitados) organizaba un viaje para ver el concierto que ofrecía en Barcelona.

Por supuesto me apunte, como os imagináis, yo solo, es lo malo de tener una pandilla de amigos que tienen como grupos favoritos a Manowar o Metallica. Pero eso no importaba, llego el día y desde que me senté en el autobús que nos llevaba a la ciudad Condal, note que no iba a tener ningún problema en integrarme, alli estabamos todos para lo mismo y las conversaciones giraban sobre el mismo tema, Prince. Llegamos al palau Sant Jordi, era mi primer macroconcierto y cuanto mas se acercaba la hora de comienzo del espectaculo mas nervioso me iba poniendo. Me situe en un una grada lateral al lado de unos chicos con los que habia hecho amistad en el viaje.

Se apagaron las luces y después de un breve aperitivo con los NPG. El concierto comenzó. My name is Prince sonaba a toda potencia y mientras surgían sus primeras notas todos enloquecíamos y gritábamos mientras Prince cubierto con una mascara de cadenas que cubría su rostro descendìa del escenario en un columpio, la canción trascurría a un ritmo frenético y cuando llegaba a su final para nuestra sorpresa Prince comenzaba a desprenderse de la ropa y cuando se quitaba la mascara todos descubrimos que no era èl sino Mayte su novia por esa época. Yo alucinaba ¿donde estaba Prince?. De repente de unas escaleras que habìa en el fondo del escenario una figura se iluminaba, era el, y sin descanso comenzaba Sexy M.F. No salia de mi asombro y asi fue durante dos horas y media, donde se escucharon grandes canciones de su repertorio como Beutifoul Ones, Sometimes snows in avril o como no Purple Rain. No pude dejar de bailar durante todo el concierto. No se si Prince es un genio pero que es un artista especial y espectacular os lo aseguro. Y aunque a mitad de concierto tuvimos que soportar un discurso sobre su cambio de nombre. Fue una noche inolvidable.

Después vinieron mas conciertos, increible Paul Mccartney, pero este fue el primero y lo tengo guardado en un rincón especial de mi memoria. ¿Cual es vuestro concierto especial?


4 comentarios:

AMAR El ARTE dijo...

Hola Rafa!!, me ha encantado tu artículo. Dejas ver claramente en estas líneas tu pasión por la música de Prince. Hay que reconocer que siempre ha sido un tanto excéntrico pero original a la vez. En cuanto a tu pregunta final decirte que el concierto que más me ha gustado en mi vida es el concierto de Michael Jackson en el campo de fútbol de la Romareda, Zaragoza "History"el 24 de septiembre de 1996. Que cosas, te digo el concierto del cantante que siempre se ha considerado como el mayor rival de Prince. Yo he de reconocer que de entre los dos MJ,¡¡es el mejor!! ahí dejo la polémica jejeje.

Un fuerte abrazo

Tiquismiquis dijo...

Tus amigos tienen un evidente buen gusto musical. Manowar y Metallica son de los grandes y no el retaquillo ese de Prince, que no dice mas que guarradas en sus canciones :P

Muy buena la integracion de la cancion en el blog. Mola.

Beatriz dijo...

La música de Prince está bien, pero debería despedir a su asesor de imagen. El gorro ese de cadenas no parece muy cómodo para cantar. Respecto a mi concierto favorito pues no sabría decir: el primero al que asistí fue uno de Mecano, concretamente su última gira antes de separarse. Yo tenía unos 10 años, así que mi criterio no es que estuviera muy desarrollado, pero creo que fue muy buen concierto. Además, en aquella época Mecano era lo más de lo más. El de Michael Jackson que dice Bea también estuvo bien, pero más que nada por la puesta en escena. Me quedo con el de Bruce Springsteen hace unos años ya en Zaragoza. Fue bastante impresionante: entré que ni me iba ni me venía y salí convertida en fan. Esos son los buenos conciertos, ¿no?

Rafa dijo...

Si, Bea, cuando un artista te convence sobre un escenario te ha ganado, y aunque Bruce Springsteen nunca ha sido de mis artistas favoritos siempre he oido que sus conciertos son muy buenos como se suele decir se deja la piel en el escenario. Y bueno afortunada tu que viste a Mecano a mi tambien me gustan mucho pero no tuve la suerte de verlos, gracias por el comentario un saludo